Blog

El hermano mayor

 Cuando era niña, si me preguntaban que quería de regalo de Navidad o de cumpleaños, siempre contestaba lo mismo: ¡un hermanito! Así, además, se llamaba mi cuento favorito…

Uno más uno es tres

Llevo varias semanas sin escribir, varias semanas cuestionándome si he vivido o tal vez bordeado la depresión posparto. No ahora, antes.

Los primeros libros

El universo de la literatura infantil es enorme. Mucho antes de ser madre, mucho antes -incluso- de pensar en serlo, fui armando una colección de libros álbum. 

Tres años

“Me picó un mosquito. Ponme crema, por favor”. Miro la mancha roja del picado en su mano. No digo nada. Me doy vuelta y me dirijo a buscar la crema. “¡No! Contigo”. 

Uno más uno es tres

Siempre tuve claro que amamantaría. Siempre tuve claro que amamantaría a demanda. Siempre tuve claro que amamantaría hasta que se produjera un destete natural. La decisión se ha mantenido por (en pocos días) tres años.

Maternar y amar

Llevo demasiadas semanas con una idea atravesada que me causa malestar. La idea no es mía, es algo que oigo con demasiada frecuencia y ha comenzado a hacerme ruido. Como me molesta, intento mirarla de frente, la roo, le doy la vuelta. 

Horas libres

Cuando mi padre tenía 40 años, yo era una quinceañera. De esa época recuerdo que, cada vez que le pedía algo, sacaba unas hojas pequeñitas que guardaba en el bolsillo de su camisa, tomaba una pluma y escribía: Andrea, pan de dulce.

Un niño con pelo largo

Mi hijo tiene el pelo largo. No se lo he cortado desde que nació. He aprendido (y también confirmado) algunas cuestiones al respecto en estos casi tres años. Lo primero que he observado es cómo funcionan las miradas de las personas.

Segundo domingo de mayo

Siempre me chocó el Día de la Madre. Esa imagen de abnegación, bondad y sacrificio casi masoquista me parecían cursis, a medio camino entre lo ridículo y el engaño.

La escuela

G. conoció su escuela y a su guía un fin de semana. Fuimos juntos pero él se fue a pasear con Belén mientras yo me quedé hablando con la directora.

Pienso palabras

Domingo en la noche. Pienso en las palabras. Pienso en su fuerza, en su capacidad para edificar y para derrumbar. Pienso en la emoción que contienen,

TÍTULO

En quince días mi hijo irá a la escuela. No ha cumplido aún tres años pero ya tiene la edad reglamentaria para comenzar el proceso.

Yoga

Durante el embarazo medité e hice Kundalini Yoga todos los días. Los últimos meses elegí una meditación con el mantra Ajai Alai, en la versión de Mirabai Ceiba.

Calcetines diferentes

Cuando una se inaugura como madre no sabe lo que le espera. Nos damos cuenta muy pronto de que estamos ante un gran desafío: nos inundan las preguntas sin respuesta

El mundo tiene colores

La máxima del método Montessori es sigue al niño. Significa que hay que respetar sus tiempos, la manifestación de su interés por aprender algo

Sin miedo a nada

Si una niña me pidiera que le dé un solo consejo, uno de entre tantos posibles, sé el que elegiría.

Cuando me enojo

Quienes me conocen desde siempre o desde hace muchos años pueden dar fe de mi carácter. Saben que puedo cantarle las cuatro verdades a cualquiera sin proferir un solo insulto.

Mil días y mil noches

No sé lo que es ser amamantada. Nunca tomé el pecho materno. O mejor dicho, tomé durante once días nada más.

Una nalgada a tiempo

No, no voy a escribir a favor de los golpes. Voy a reflexionar sobre lo que esconde esa frase y del daño que hace.

Mi hijo escupe

Un buen día, pasado los dos años de edad, G. comenzó una especie de juego que no me gustó nada. 

El niño perfecto

Hablar de los hijos muchas veces (si no siempre) es un tema delicado. Aunque no queramos, terminamos comparando si come más o menos que el otro

Cuestión de límites

Era sábado en la tarde. La luz del sol era intensa y cálida, todo lo que alumbraba se tornaba naranja. Se anunciaba un atardecer de ensueño.

Un momento a solas

Cuando mi hijo era un bebé pequeño hubo muchas veces en que pude bañarme recién a la medianoche o a la madrugada…

Enojarse nunca es la solución

– Te espero abajo, no te olvides de traer tus medias. – Ya, mami. Tres minutos después al ver que G. no bajaba, subí a buscarlo.

Segundo mes de BLW

Comenzamos el segundo mes de alimentación complementaria con la introducción de mango. Al principio se le resbaló de las manos porque estaba muy maduro.

Su primera comida

Hace dos años exactamente, G. comió por primera vez. Aún recuerdo lo emocionada que estaba. Su alimentación fue libre de papillas

No te quejes, no compares, no compitas

Tres son los grandes ladrones de energía de las mujeres: quejarse, competir y compararse. Las tres C, por sus iniciales en inglés (complain, compite, compare). 

Ser madre a veces duele

Duele el parto. Y duele también la cesárea. Duelen los pezones sangrantes. Duelen las noches sin dormir. Duelen las dudas, los reproches, las comparaciones..

Anuncios